OM CAVALIA

MEDITACIÓN CON CABALLOS
LA SABIDURÍA DEL CORAZÓN

Encuentro de respiración y presencia guiado por la sabiduría innata de los caballos y la vibración sanadora del sonido para reconectar al estado armónico del corazón. Los caballos son animales de gran sensibilidad y empatía, actúan como un espejo captando de inmediato nuestro estado emocional. Todo gira en torno al corazón….Los ritmos corporales (físico, mental, emocional) están íntimamente unidos al estado de coherencia cardíaca. El corazón es considerado como un oscilador eléctrico maestro: sentimientos positivos como la calma, el cariño o la alegría colaboran en el estado armónico del organismo (especialmente en el St. Cardiovascular); emociones como el miedo, la ira, la tristeza o el estrés varían la frecuencia cardíaca alterando el estado de coherencia y desestabilizando el sistema corporal. El campo electromagnético del corazón humano es 5000 veces más potente que el del cerebro. La física cuántica sostiene que el corazón es el cerebro emocional, como intermediario sutil de nuestros pensamientos y sentimientos más básicos. El corazón de un caballo posee un campo electromagnético cinco veces más grande que el humano, lo cual afecta directamente (por resonancia) a nuestro propio ritmo cardíaco. El equino tiene una capacidad de percepción muy desarrollada que le permite sentir y percibir los diferentes niveles energéticos a grandes distancias proporcionándole información constante para alertarle de situaciones peligrosas. Los caballos reaccionan ante la energía que desprendemos al sentir emociones y también ante nuestro lenguaje corporal. Ellos no juzgan, no critican ni analizan lo que hacemos, sencillamente reaccionan e interactúan al estímulo que produce nuestro estado emocional o lenguaje corporal. Sus reacciones son la respuesta a los niveles energéticos que recogen, siempre son honestos y congruentes. En un entorno de naturaleza y en presencia de una manada libre de 10 caballos, nos juntamos en círculo a respirar, escuchar y recordar las enseñanzas de estos nobles animales. “La paz es terapéutica y el amor es sanador”. Abrimos esta propuesta con mucho corazón, humildad y con un profundo respeto y gratitud hacia los caballos y hacia la Tierra que habitamos. Roberto Contaldo y Elena Teixido